lunes, 10 de mayo de 2010

Viaje a ixtlàn

Preocuparse es ponerse al alcance, sin quererlo.
Y una vez que te preocupas,
te agarras a cualquier cosa por desesperación,
y una vez que te aferras,
forzosamente te agotas o agotas
a la cosa o la persona de la que estás agarrado...

2 comentarios:

María del Carmen dijo...

Muy cierto lo dicho!

Por ello siempre hay que aferrarse ala fortaleza y dejar que la luz propia nos guie, en calma y sociego dee spiritu para andar el sendero propio hacia el camino al horizonte en plenitud, y ser uno con el universo... así solo así todo lo negro se desvanece.
Paso a dejar mi huella una vez más agradecida a por tanto de tanto dejado en mis casas , en mi ser y con profundos sentires he cosechado hermosos decires por los cuáles desde el corazón del alma ha surgido esta hermosa amistad.

Por ello invito a pasar por mis blogs y si gustan retirar los dos poemas dejados en

www.cosechadesentires.blogspot.com

Os saludo
Dejando
Un cariño,
UN abrazo,
Una rosa
Mi paz,
Y mi siempre Amistad!!!!

Marycarmen

*******************************
Mis Blogs
www.walktohorizon.blogspot.com.blogspot.com
www.panconsusurros.blogspot.com
www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
www.newartdeco.blogspot.com
www.cosechadesentires.blogspot.com
www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com

M. Jesús Verdú Sacases dijo...

Por supuesto, la preocupación es fruto del apego, algo de lo que hay que librarse pues nos aparta del presente y nos ancla en el pasado o en el futuro